Los Costos de la Corrupción

Los Costos de la Corrupción

* Por Juan Leopoldo Martínez –

 

Mucho se habla de la corrupción como una especie de virus que perjudica a la sociedad y en donde tal fenómeno esté presente, seguramente habrán daños. Por ejemplo, es usada indiscriminadamente por gobernantes para justificar las fallas de sus administraciones como consecuencia de actos no éticos de quienes le antecedieron, y así sucesivamente por diferentes actores sin puntualizar la afección con cifras. Por eso es importante describir cuáles son los costos de la corrupción.

 

Claro que esto es algo difícil de calcular pues, en el caso de la corrupción en la administración pública los funcionarios no reportan cuánto dinero se roban. O los empresarios no difunden información sobre cuánto pagaron en sobornos, y así sucesivamente; lo cual tratándose de acciones ilegales tiene lógica. 

A pesar de lo anterior, hay estimaciones: la cifra más aceptada globalmente es la del Foro Económico Mundial, institución que en promedio ubica el impacto de la corrupción en alrededor del 5% del Producto Interno Bruto (PIB) de todo el planeta. Una cifra recientemente calculada por el mencionado organismo ubicó en 3.6 billones (trillones en inglés)* de dólares de los Estados Unidos (USD) el costo de la corrupción a la economía mundial en 2017. Esta cantidad es incluso la referencia usada por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

 

A forma de comparación con números del PIB de 2017, estos 3.6 billones de USD son casi la totalidad de la cuarta economía del mundo, la alemana (3.69 billones) o superior a la quinta potencia económica del planeta, India (2.65 billones), o una cuarta parte del PIB de China (12.23 billones). Como vemos, son enormes sumas de recursos que podrían utilizarse en beneficio de la población o de la economía.

Otra forma de medir los efectos de la corrupción es en torno a la recaudación tributaria. De acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI), tras un estudio aplicado a 180 países, las naciones menos corruptas recaudan 4% más del PIB en impuestos que los países más corruptos. Esto implica, menos dinero para la inversión social o para la competitividad económica en esas regiones.

 

Hay otros indicadores que permiten ver aún más en detalle el problema. El Banco Mundial aplica encuestas a empresas para conocer las realidad a las que estas se enfrentan en su día a día. De acuerdo a estos estudios, en América Latina y el Caribe el 14.3% de las empresas esperan tener que dar “regalos” a funcionarios públicos para poder asegurar un contrato con el gobierno. El valor de estos obsequios -que no son más que sobornos adicionales a los procesos normales de licitación- son en promedio el 0.5% del costo total del contrato. El porcentaje es menor a la media mundial pero el 0.5% del presupuesto de una obra es una porción significativa de recursos que se pueden utilizar de mejor forma. 

 

Por supuesto, los ciudadanos también son afectados. Según un estudio de Transparencia Internacional, alrededor de 90 millones de personas en América Latina hiceron alguna entrega de dinero indebida durante 2016 para tener acceso a servicios básicos. Este fenómeno ocurrió con mayor frecuencia en México y República Domincana, según reportaron los encuestados en esos países, en 51% y 46%, respectivamente. 

 

Incluso hay indicadores más precisos sobre cantidades de pagos ilegales. Un estudio realizado por el Instituto Méxicano para la Competitividad (IMCO) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), determinó que los mexicanos destinan el 14% de sus ingresos a desembolsos ilícitos. En el mismo país, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) calculó que el costo de la corrupción -medido en pagos indebidos- para los mexicanos en 2017 fue de 2,273 pesos anuales por persona, unos 118 USD al año o casi un salario mínimo en esa nación en el mismo período. 

 

Entonces, los costos de la corrupción pueden medirse de varias formas como los mencionados anteriormente: cálculos en base al PIB, el porcentaje en la recaudación fiscal, la totalidad de dinero que no llega a las arcas del Estado sino que se queda en el bolsillo de algún funcionario, la pérdida de las empresas en “regalos”, o cuánto pagan los ciudadanos en sobornos. Luchar contra la corrupción no es algo sólo ético, también tiene impactos medibles en lo económico que, a su vez afecta lo social y viceversa. 





* Un billón en inglés (10)⁹ es equivalente a un millardo en español (10)⁹, no a un billón en español (10)¹². Ver PIB global por el Banco Mundial en inglés (trillones) y en español (billones).

Leave a Reply

Close Menu